Arde el carbón, interesa cerrarlo y las nucleares al acecho.

Hace más de un mes que arde la minería en León y en Asturias. Hace más de un mes que las únicas noticias que nos llegan de las cuencas mineras son cortes de tráfico y menifestaciones. Sin duda interesa realzar la cara violenta del conflcito. ¿Violencia?, recurramos al filósofo, el Estado Moderno en cualquiera de sus variantes es el primer violento. Se impone, se asienta y se afirma a partir de la violencia. La violencia ejercida por el estado es la piedra angular sobre la que se asienta su poder. ¿Qué estado no nació de la acción violenta de la guerra, el golpe de estado y la expropiación de territorios nacida de la agresión militar a otros estados. Por eso parece chusco igualar el lanzamiento de cohetes o piedras a la bota militar que es la avanzadilla expansionista de los estados.

Efectivamente, el norte arde más de la cuenta y de lo que nos cuentan, pero como en todas partes ahí se juega un negocio: la energía. Una de las inversiones multimillonarias más importantes que José Luis Rodríguez Zapatero realizó en su provincia, León, fue la construcción del centro de investigación y captura de CO2, dentro del complejo denominado Ciudad de la Energía (Ciuden), ubicado entre los municipios de Ponferrada y Cubillos del Sil y en el que actualmente trabajan más de un centenar de personas.

Se trata de un proyecto en el que se investiga cómo quemar carbón para producir energía sin producir emisones contaminantes de CO2, uno de los principales responsables del cambio climático junto con el consumo del petróleo y sus derivados. De esta manera el Gobierno socialista quiso apostar, no ya por el mantenimiento del carbón, sino por su futuro realizando una gran inversión en investigación en un proyecto que, además, logró ser incluido en la red de 7 centros de este tipo que se construyen en toda Europa.Cuando Zapatero anunció su puesta en marcha, el Partido Popular de León y de Castilla y León inició una ofensiva mediática para desacreditar y ridiculizar el proyecto de investigación que cuenta, nada más y nada menos, con financiación de la Unión Europea. Pues bien, la todopoderosa FAES en un apartado sobre este tema extractado de El Plural. com  dice:

La captura y secuestro de CO2 es técnicamente viable en la actualidad, pero sus costes son relativamente elevados. La viabilidad de su implantación está en función de la disponibilidad de estructuras geológicas adecuadas para el almacenamiento de CO2?, y continúa “En Estados Unidos existe ya una red de “CO2-ductos de unos 3.000 km. Éste no es el caso de España, donde apenas hay cavidades disponibles y las pocas que existen son más necesarias para almacenar gas natural”.

En resumen el tema gira en el entorno de propulsar la energía nuclear y para ello se le dará un nuevo impulso en el país a partir de reducir a cero la actividad extractiva de carbón. Aunque más adelante sea necesario aumentar su importación, pero cerrando las extracciones se dará un nuevo impulso nuclear y cuando multinacionales y empresas privadas se haya beneficiado tal vez haya que recurrir a un aumento considerable del carbón extranjero. Pero todo eso no se cuenta, o se le da poco bombo. La desesperación cuende en unas zonas en las cuales se sabe ya que no habrá ni formación ni reconversión de mineros, simplemente se les mandará a casa con una mísera paga. En el tema del carbón vuelven a sacar las orejas las políticas privatizadoras y derechistas y los lobbies como el de Anar, la FAES, que solo piensan en los suyo y que hoy retrata gráficamente el socialista Rubalcaba: «porque se llegaron a creer que los mercados eran de derecha y tratarían bien a un Gobierno de derechas, y no saben que los mercados son de la avaricia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.