Cercados.

Parece ser lo único que tenmos, manifestarnos, pero eso no dejaremos que nos lo quiten. No es al vuelo, se trata de una frase pronunciada por un ciudadano anónimo em Madrid. Hoy sábado, nuevamente, una multitud pacífica y cabreada vuelve a rodear el Congreso de los Diputados. Claro está que sus señorías, sin duda ajetreadas durante la semana, reposan en sus distintas finquillas y caserones; aprovechan la jornada para establecer contactos beneficiosos para sus intereses y los suyos. Las resoluciones del viernes en consejo de ministros nos ponen en alerta nuevamente, por si fuera poco. La inyección de dinero a la banca acabará llevando la deuda pública de España a casi el 90,5% de su PIB. Ya no hay argucias posibles, es ya completamente descarado el soporte del PP a la bancarrota de las entidades financieras a costa de dos o tres generaciones.

En ese contexto la falta de libertades y la mengua acelerada de derechos es una realidad dura para todos quienes jamás participamos de la “fiesta” de los timadores y que jamás vivimos “por encima de nuestras posibilidades”. Fueron ellos y nadie más que ellos, los demás, la mayoría vivíamos contando igualmente el dinero para acabar el mes. Nos llenan de miedo por doquier, aseguran que tardaremos años en mejorar, nos muestran un horizonte negro, nos recuerdan que nuestros abuelos comían ratas y como el cuento no lo creímos jamás apuestan por la dureza de la polícia y amenazan con restringir aún más las libertades, amenazan con delatores y soplones instalados en tu rellano y coartan libertades arreando palizas memorables como la de Madrid en esta semana.

Los vídeos que hallaran en YouTube sobre la intervención en Atocha denotan lo que decimos. Lo más evidente son las formas con las que la polícia trata a los periodistas acreditados: un lenguaje de comisaría franquista, provocón y amenazante al extremo. Alguién les ha dicho que tienen barra libre para el objetivo que enunciábamos más arriba. Y yo me quedo, si me lo permiten, con la espiral, sí, la espiral. Cuanto más palo se dé a los ciudadanos, combinado con noticias de restricción del poder adquisitivo a costa del salario de los que trabajamos, más aumenta el movimiento de protesta. Ahí incluso el franquismo era más condescendiente. Hay que seguir extendieno la protesta y hacer que se sientan cercados, no tenemos nada a perder, a nosotros ya nos han estrangulado.

[youtube width=”525″ height=”444″]http://www.youtube.com/watch?v=cxr2Zpq_nUM[/youtube]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.