Si usted desea hablar con Dios llévese la mano a la cartera.

Ya sabemos que nadie dudaba, al votal al PP, que se daba el refrendo a un gobierno de centro-derecha, según la nomenclaura al uso. La evidencia de los hechos confirma que se ha dado el poder a los sectores más reaccionarios de la derecha española. No entraremos ahora en los hechos sobradamente expuestos en nuestros posts. Pero este gobierno tiene una pátina de ultraderecha considerable. Piensen ustedes que, de hecho, no están aún en el poder los sectores más reaccionarios del PP en la línea Aznar. Están parapetados para saltarle a Rajoy a la yugular. No hay nada más que ller a Pedro J. Ramírez para comprender que la máquina se está moviendo hacia el sector ultraconservador que se disfraza de “republicano”, sí, republicanos que no quieren la monarquía pero que ansían un estado fuerte y centralizado sin rey. Un modelo Sarkozy de mano dura con la emigración, ojos cerrados al delito fiscal y palo a la opinión contraria.

Por ello hay hechos que ya nos van poniendo en la pista de que, en una política ultraconservadora, las organizaciones religiosas católicas y conservadoras gozan de privilegios. Sin duda asistimos a la privatización de servicios públicos, como la atención a mujeres maltratadas y hogares de acogida de la Comunidad de Madrid que se acaban de privatizar entregandolos a organizaciones religiosas del fuste Legionarios de Cristo Rey, Neocatecumenales o pronto, muy pronto, al Opus Dei. ¿Somos capaces de imaginarnos la atención dispensada a mujeres maltratadas por parte de integristas de la familia? ¿es para una mujer maltratada el ámbito culpabilizador y fanático de militantes católicos el mejor lugar para restañar las heridas de la violencia? . . . sin duda no. Pero, no se crean, no se trata solo de eso, se trata de dinero a espuertas para organizaciones que suelen financiarse con lo que “aportan” sus fieles siervos. Ya hemos hablado en otras ocasiones de la financiación a los centros escolares religiosos como una tapadera oculta de desviar fondos a las sectas católicas cuyos ejercientes renuncian a su sueldo en pro de la orden. Parece que no había bastante con ello y se sabe que el gobierno ya prepara una disposición legal para seguir mandando fondo a colegios discriminadores de sexo, algo completamente anticonstitucional que ahora se va a “legalizar”. Rouco Varela recibirá de Rajoy y sus ministrillos 250.000.000 de euros aumentando incluso la aportación del años anterior mientras a ustedes y a mí nos clavan a recortes.

Si se le pregunta al Gobierno por este dato, se pueden imaginar la respuesta: la culpa la tiene Zapatero que modificó el sistema de financiación. Falso, Zapatero rebajó el dinero que se entregaba mensualmente y el grueso de la financiación vendría de lo que los ciudadanos aportaran libremente en la casilla correspondiente de la declaración de la renta. Ya lo saben, se trata de tener a Dios contento en el cielo y en la Tierra dinero para una institución que representa lo más zafio, golpista y quemaconciencias que nunca existió. Suerte que si usted es católico tendrá sus propios interlocutores con Dios, elíjalos detenidamente o tire por el camino de Martín Lutero, examínese directamente con él y no acepte mediaciones, podrían plumarle el bolsillo y algo que no se compra, como el cariño verdadero, el alma diáfana y libre de sectas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.