Prestige: Algunas “pruebas” para limpiar el chapapote de la ineficacia.

El timo del Prestige ya está servido: según informaba ayer la prensa un teniente de aviación y piloto de uno de los helicópteros dice haber visto “una vía de agua en la proa” antes de su cambio de rumbo. Al parecer esta versión la confirmará en su proxima comparecencia ante la justicia y por ende quedaría desvinculada la responsabilidad del estado y del nefasto López Sors. Asimismo la abogacía del estado esgrime un dibujo hecho a mano por un tripulante filipino, ahora en paradero desconocido, en el que trazó la pérdida de agua inicial por un desajuste de las cuadernas de proa; es una nueva prueba de que la avería del Prestige ya se produjo antes de su rumbo errático. Con esta sustentación de pruebas flagrantes: un testimonio desaparecido pero que deja un dibujo perfecto y un funcionario militar que dice ver una vía de agua que antes no figuró en ninguna declaración el estado saldría de rositas.

Por si fuera poco hay una nueva versión, extraída del juicio celebrado en EEUU donde si bien queda palpable que la hipotesís de que el fuel “solidificaría”, como no ha sido, se afirma que el mar ha actuado como “gigantesco laboratorio químico” que ha minimizado los efectos contaminantes. Con estas tres perlas la cosa se va a poner difícil para el capitán Apostolos Mangouras y su jefe de máquinas. Simplemente se trata de rearmar las tesis exculpatorias de la mala gestión de los responsables de Marina Mercante y Fomento, entidades estatales cuyos responsables eran José María Aznar como jefe de gabinete y Mariano Rajoy como ministro. Les recomiendo ir a Carnota, a la costa abrupta entre Muxía y Finisterre o bajarse a la maravillosa playa de Nemiña. A dos o tres metros de donde rompen las olas o en el mismo intermareal hagan un pequeño hoyo de menos de 20 cm … les apareceran las galletas de fuel “disueltas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.