El paisaje educativo.

El retroceso educativo al que nos asomamos en España no tiene ninguna miserable diferencia con la situación socio-política general. Frecuentemente la educación ha sido el arma arrojadiza entre unos y otros. En un país de políticos incapaces y corruptos la educación era un caramelo para distraer a la opinión pública. Niveles, preparación, necesidades de las nuevas generaciones, en resumen una jerigonza estúpida que no amagaba nada más que la arrogancia del estado nacionalista español y la Iglesia. En ese discurso solo es necesario ilustrar al interesado en el tema con las absurdas y sucesivas reformas educativas. Algunas necesarias, las más inconexas y retrógradas. Ahora la situación ya es muy grave. Aplicar a la escuela los parámetros de la industria ha sido el mayor error de fondo que ha dibujado el paisaje lóbrego de hoy. Gobernando la derecha la degradación de la enseñanza se ha acelerado, parapetados en la crisis y justo al revés de cualquier país desarrolado ha crecido un discurso clasista y sesgante que casi nos va a devolver a los tiempos del franquismo.

La privatización se está acelerando a los mismos niveles que en la sanidad. Para ello es preciso desprestigiar y debilitar a la escuela pública sembrando la confusión disfrazada de medidas austeras. Pero lo que persiste de fondo es el empobrecimiento de condiciones, la dificultad de asistir a los alumnos con dificultades, el tedio de una clase docente ya de por sí deteriorada de tanta reforma y tanto discurso atacando constantemente su profesionalidad. Mucho contertulian sobre la escuela y muy pocos son realmente profesionales. Porque lo que no interesa es que los profesionales demos nuestra opinión. Caerían demasiados estereotipos que favorecen las maniobras denunciadas en estas líneas. Por ello prefieren mantener a la escuela como un corral apartado en el que pasan cosas “que hay que gestionar”, pero siempre sin contar con la voz de los educadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.