La vida misma

EduOus: Hoy no he visto a Franco, lo he leído en la LOMCE.

Partiendo del principio del señor Wert, quién afirma que una huelga de maestros en España es como toser comparado con las de Chile, y aún a sabiendas que la huelga de hoy será una «carraspera» dada la guerra de cifras entre instutuciones, me atrevo a afirmar que hoy no he tenido una visión a lo Hildegard Von Bingen, de esas que tanto adoro, no. Me he leído a fondo la ley y quiza llevado por los efluvios decretales y parlamentarios he visto simplemente un sistema de embudo empeñado en devolver a los humildes, los pobres y los dificultosos al lugar que la historia de los autoritarios les ha decretado siempre: el olvido.

La ley Wert pone todas las trabas posibles, selecciona mediante pruebas, encarece el aceso a la educación y condena la escuela pública a eso que decíamos: el etiquetaje pedagógico. Van a convertir la escuela pública en la fábrica de camareros, putas y guitarristas que la Merkel exige. Da igual que tengan vocación, motivación o aptitudes, se trata de seleccionar. Cada vez hacen falta menos pobres, ya no hay fábricas que llenar. La industria en este país es un museo decadente para excursiones de jubilados. Había que decidir como se mandaba al paro a tanta gente, se les hacía rehenes de sus «títulos» y se les usaba como carne de cañon empresarial. Por eso ha aumentado el número de millonarios en España, porque el efecto de las reformas laborales y privatización sostenida aún a costa de mandar a la mierda a cientos de miles de famílas ha surtido efecto. Aquí solo hay dinero para Bankia, autopistas y empresas de sanidad. Ese es el gran reparto y el festín que la derecha se está dando con el Partido Popular. Nada mancos pillando sobres por cierto.

cache_800x600_1351987.gif_800x600Y para acabar de adobarlo el choque lingüístico que se presenta es de los potentes. Había que llevar la «distracción» y la conflictividad a aquellas sociedades que vivían, como la catalana, en la paz de la normalización de sus lenguas. Compréndanlo, muerto Mourinho había que inventar otro teatro. Y para ello se prestó Wert. Aupado por los sectores duros de la derecha, con puesto en la FAES asegurado y con la bendición de Aznar. Ahora ya es tarde, la crisis ya está servida y con las escuelas va a ocurrir lo mismo que con tantos derechos peleados durante décadas. Valga el caso balear de ejemplo. protesten ustedes lo que quieran. Son el partido más votado y lo van a seguir siendo. ¿Acaso alguién se cree que el resto de partidos que no han votado la LOMCE la van a derogar? No se lo esperen, son caramelos de urna para cuando les vengan a contar que ellos son la alternativa a los chicos de Wert.

La educación libre está empezando a morir, la educación es un mercado en el que colocar cosas, ya dejará de ser un servicio público, serán declaradas escuelas «de interés social» las de los «suyos» y además tendrán el placer de evaluar a la pública personas relacionadas con los intereses de la privada. Peor imposible señores y señoras. La lectura de la ley me ha transportado a aquel franquismo obtuso y oscuro, de aulas con 80 alumnos como la que yo me crié, de persecución al catalán, gallego y euskera y con prevalencia de los valores religiosos. Aquí en Cataluña todavia muchos convergentes que van proclamando que aquí «no se aplicará». Sin duda no se han leído la última nota del muy ilustre cuerpo de inspectores de la escuela catalana quienes aseguran » que el desempeño central de sus funciones es hacer cumplir la ley». O sea que la cosa pinta en negro, no es una divergencia pasajera, es lo último que nos faltaba: aumentar la segregación social, las diferencias sobre la base de la lengua y llenar los centros con sotaneros de esos a los que les gusta tanto tocar la pierna de un infante. Hoy no he visto a Franco, lo he leído en la LOMCE, existe.

thumbnail

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.