APPepece que no es poco…

No vamos a recordarles las pesadas encuestas de la semana pasada en los distintos periódicos de nuestro país anunciando una «hermosa caída» del voto al Partido Popular que le haría ganador, igualmente, de unas legislativas. Lo más llamativo es la aparición en el espectro de intención de voto de Ciudadanos de Albert Rivera y que es la puesta de largo de ese partido, «lerrouxista» para algunos analíticos catalanes, y que si me permite el ministro del Interior es el partido de la mala leche. Es la futura formación que para ganar sillas tiene un discurso «antipartido», ya verán ustedes en cuanto pongan las posaderas en sus escaños. Durante años la derecha periodística, perdón liberal-conservadora, ha promocionado gastando millones a espuertas a la formación de Rosa Díez, una señora ex militante y cargo del PSOE vasco con aspecto de jefa de enfermería de obstetricia. La formación de UPyD ha sido una inversión a fondo perdido para crear un núcleo con el que hostigar al propio PP para que no se «apartara» del camino verdadero.Pero ahora se dan cuen del nuevo fenómeno Rivera y por eso hoy el instigador y promotor de esa operación Díez, Pedro J., sugiere que es necesario «un partido antipartidos».

1381878248288

Hoy, a luz de encuestas y pese a crecer Rosa Díez se ve superada ampliamente por Abert Rivera, ese muchacho guapetón sueño de muchas suegras liberales y no tanto, que después de la cuarta frase sobre una pregunta concreta cambia de tema porque no tiene más allá. Pero nació en Catalunya y ha ido crsitalizando el cabreo de muchos emigrantes inadaptados de los setenta, la disidencia lingüística de muchos militantes socialistas y el aprecio de muchos hijos e hijas de estanqueras, funcionarios renuentes a aceptar el terruño donde crecieron y tendentes al desprecio de lo catalán. Como decía mi madre «hijos y nietos de militarotes comecatalanes».

Ahí esta triunfante de nuevo un PP que pese a bajar sabe que el PSOE ya es un Kursk, hundido en el mar de Murmansk, imposible de ser rescatado y con la tripulación aún viva y mandando mails a sus abogados, sabiendo lo que va a caer en Andalucía, en UGT y en muchos frascos judiciales que se van a volver a abrir antes de las elecciones les va a dejar sin oxígeno electoral. Por ello el regocijo de la derecha es máximo, un activo militante del PP catalán me decía el otro día: «Bekaa, el peligro ya ha pasado, estamos bien y verás en año y medio, ni Gürtel, ni Bárcenas, ni nada nos va a parar». Claro que el hombre, un cejijunto de Gerona que vive de sus numerosas rentas, acababa de leer las encuestas y no era para menos: caer ganando y con perspectivas de aumentar ventaja es dulce. Ahí los tienen: liquidando el país, los logros de un siglo entero de luchas laborales y dejando que la izquierda se hunda en la cal viva de sus contradicciones. Sin duda el PP amanece y no es poco lo que aguarda, por eso les sigo recomendando que dejen de ser demócratas, no vale el esfuerzo y mucho menos el voto que les legitima para seguir amaneciendo.

1383743078484

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.