La vida misma

Diario de La Graciosa 2013-2014: Un portal abierto en la madrugada.

port2

Cierto es que además de toda la agradabilidad de la gente graciosera y de toda la belleza y encantos naturales de las que se visten estos treinta y pico kilómetros cuadrados hay algo que jamás hemos experimentado. Se trata de una cierta magia, algo entre la sorpresa y lo telúrico, que sin duda y pese a existir por doquier aquí no es tan latente como podría ser en Galicia. Llámenlo ustedes como quieran, pero esta vez mi recorrido nocturno y solitario tenía por objetivo hacer unas pruebas de fotografía sin luz. Fue volviendo por la Calle Escámez cuando al acercarme a la iglesia vi un portal abierto con una luz atractiva.
naci2Me acerqué, vive ahí una señora encantadora a la que suelo saludar en los paseos de media tarde y algún año entablamos conversación cuando Margarona, cellebrity local, se ponía a contar cosas apoltronada en la caja de su supermercado y concejalía. Al acercarme al portal, nunca mejor dicho, se me apareció un Belén enorme que ocupaba toda la entrada de la casa. Impresionante y hecho con cariño, las puertas abiertas, sin nadie en la casa, ni nadie que te pidiera dinero por la entrada. Estuve un buen rato recreando el pessebre con la cámara. Al otro lado de la pared los retratos de un tiempo y una época familiar. En ellos luce joven y guapa la hermana de Caty, otro de nuestros faros afectuosos de la isla. Es la casa de su madre que nos ofrece generosamente una sorpresa navideña. Besos abuela, eres cojonuda.

naci

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.