Jordi Pujol, un perfecto burgués catalán y católico.

Pujol es un mago de sacristía, puede ejercer de obispo o de simple confesor, pero sigue siendo un mago prestidigitador y el director máximo del Circo Pujol, un espectáculo lleno de payasos malos y corruptos. El número estrella es él y Pujol hoy ha hecho de hombre bala saltando al coso del espectáculo mediático, moralizando con un lenguaje que ya no se cree nadie porque los hechos los arrinconarán judicialmente a él y a sus hijos. Pero créanme, les da igual, ellos siguen con sus millones y ustedes y yo viendo pasar su corrupción. A esa burguesía catalana jamás le ha interesado lo que mal llaman el país, solamente tienen un país: su patrimonio.

1357897626_0Pujol ha emitido un comunicado en el que afirma haber ocultado fondos cuantiosos en el extranjero durante 30 años. En su carta de arrepentido afirma, continuamente, que se trata de la herencia de su padre que el tuvo que administrar, dado que si bien los beneficiarios eran su esposa e hijos, esos fondos no les fueron dados hasta llegar a la mayoría de edad. Léanse el comunicado, vale la pena, es una homilía redonda. Algo así como “la vida me hizo rico y no tuve más remedio que serlo”. Pero claro, 30 años ocultando fondos en este país, hoy en día, no son nada. Pujol pretende dar una lección moral, una vez más, pero la inmoralidad sostenida durante más de 30 años y los continuos movimientos millonarios de sus hijos en los últimos tres años, hacen difícil vislumbrar un atisbo de honradez.

El uso continuado de la palabra “herencia” pretende ocultar, posiblemente, las operaciones, movimientos y especulacions, que han sido muchas, hechas con estos fondos. Saldrán pronto a la luz las contradicciones y los datos, pero para entonces Montoro y Pujol ya estaban de acuerdo en 2012, toma tercera vía ! En los últimos años el diario El Mundo ha ido repitiendo la existencia de esos caudales fraudulentos y la prensa catalana ha ido pasando de puntillas. Hace ya dos veranos El Mundo publicó las operaciones fraudulentas de Oriol Pujol y en Catalunya había neblina informativa. Ahora les toca decir: “Van contra Catalunya”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.