Martín Villa: Lo escribimos hace seis años y la jueza argentina nos da la razón.

La reciente orden de detención contra Martín Villa, ex gobernador Civil de Barcelona y ex ministro del Interior en época tremebunda, dictada por la juez argentina que lleva los crímenes del franquismo nos llena de justicia los oídos del alma. Quién escribe compartió asambleas junto a Gambín. Ese tipo corría por la CNT y aunque a algunos nos despertaba sospechas era discreto, algo mayor en relación a los demás y para mi oscuro. Gambín fue el instigador del lanzamiento de cócteles molotov contra la sala de fiestas Scala. Murieron cuatro trabajadores y ese era el principio de una gran «idea» de Martín Villa: cercenar a la CNT en Catalunya. El anarcosindicalismo había crecido mucho en Catalunya en esa época, especialmente, en el sector metalúrgico y de servicios. La perspectiva de un sindicato fuerte y no pactista alarmaba a Madrid y al PCE, a CCOO y del socialismo sindical nada se sabía. La CNT llegó a tener un millón de afiliados durante la Guerra Civil y eso les aterrorizaba.

martin_villaPara ello emplearon el terrorismo de estado más elocuente. Gambín reconoció en su juicio ser un infiltrado. Martín Villa coleccionaba pisapapeles y movía las piezas. Y pese a qué sea en Argentina hoy muchos nos llenamos de orgullo con que salgan a la luz aquellos hechos y aunque sea en el final de su vida que se oigan y vean en la prensa escrita las acusaciones, con pruebas, que contra ellos se vierten. Lo más lamentable de todo ello es que tenga que ser una causa amparada en el derecho universal a la no prescripción de crímenes, la misma fórmula que usó en su día Baltasar Garzón para poner el adjetivo calificativo adecuado a Pinochet. sabemos que no irá más allá pero nos congratula saber que aunque sea fuera de nuestro país se llame a los interpelados por el calificativo que se merecen: responsables de crímenes. Sobre las veleidades de 1978 en els OusFerrats escribimos hace seis años a propósito de la manipulación y la violencia del estado español:

«Eso permite que gente ensangrentada, amparada en las “responsabilidades de gobierno”, siga disfrutando de parabienes como en el caso de Fraga que dijo que la calle era suya y se la comió con muertos incluidos. La otra tarde la cadena SER peloteaba a un tal Rodolfo Martín Villa, un ministro del Interior bajo cuya égira se inspiro el caso Scala que tiene en su haber un atentado con varios muertos. Fue en el juicio posterior cuando el “dirigente” del grupo que lanzó los artefactos confesó haber sido contratado por los servicios de la policía. Fue una operación para la «reconciliación nacional», en Catalunya la afiliación a CNT empezaba a superar las de CCOO y UGT era un puro llavero. Se trataba de hundir al sindicato con detenciones y asociándolo a terrorismo. Ni qué decir que los de CCOO, PSUC y aledaños callaban. Eso ha permitido el camelo constitucional: unas libertades similares a las europeas de acabada la segunda guerra y nada más, eso sí plena libertad para consumir y endeudarse, poco más.»

Más un interesantísimo post del ex cenetista Manuel Aisa hablando de Gambín

arton5155

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.