Matar al dibujante: Como se manipula cuando el muerto es de extrema izquierda.

Llevo toda la santa tarde paseándome por las páginas de Le Monde y en especial por las biografías de los asesinados de Charlie Hebdo. Es inevitable admirar la impronta gala del humor, la libertad y la lucha dura desde hacía años contra los que quieren callar todo tipo de publicaciones. Las anécdotas, las formas en que se conocieron, los lugares comunes donde colaboraron mientras las hojas del calendario vital los plantaron de la treintena de mayo del 68 al desastre de hoy. La muerte de los dibujantes nos recuerda aquella chapuza infernal cuando se atentó contra la revista El Papus y murió su conserje. Porque matar el dibujo es matar la sonrisa fácil, rápida, de las propuestas astutas que nos ponen delante los ilustradores de semanarios o tiras de periódico. Esa cultura inmensa de la sonrisa ha puesto luz a muchos momentos difíciles y menos complicados, se tiene una deuda con el trabajo de humoristas y dibujantes: la fugacidad de su creación, muchas veces efímera en difusión, nos hace reír y el humor es pensar, pero pensar riendo

charlie-hebdo-frontpageEnmedio de todas esas informaciones aparecen energúmenos hispánicos asegurando que CharlieHebdo era: “Un nido de laicistas graciosos y rufinaes”, sin duda ese tipo de frases al estilo Roberto Alcázar y Pedrín, pretendidamente cultas pretenden justificar algo. Ese algo ya está en marcha con gran despliegue de parafrenalia derechista: hace falta ver qué pasa con “tantas libertades”, la ley del PP era “acertada”, hay que “tomar medidas”, no nos podemos cruzar de brazos o “es una guerra”. Detrás hay quienes se frotan las manos preparando restricciones, pero también hay un vacío, cobarde e idiota de la izquierda que condena a medias, todavía justificándose con la “alianza de civilizaciones”, las condenas de la izquierda son demasiado benignas y son sobretodo de cobardia y no se atreven a reproducir las caricaturas en sus webs o portadas. Una cosa es el diálogo con el Islam y sus variantes y la otra es esa ambiguedad que les hace francamente sospechosos de cobardia sin más. pero no pueden ofrecer más, la ambiguedad y la indefinición han llevado a la izquierda a la escasa alternativa que es ahora. toda Europa está gobernada por la derecha, será por algo. No deja de ser sintomático que la redacción de Charlie haya sido acogida en Liberation, otro histórico periódico de extrema izquierda sobreviviente al desastre. Y ocurre que a la “izquierda” no le gusta apoyar jamás a la extrema izquierda, así van.

Portada-Charlie-Hebdo-cristianos-musulmanes_EDIIMA20150107_0208_13

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.