Olympostal: Tarde de febrero.

Enrojece la puesta, propio de invierno, acudimos a esa pendiente barcelonesa que son las Ramblas y que siempre nos devuelven a la mar, no pura, claro, es el puerto. Parece que todos los elementos preparan ya su despedida hasta el día próximo: el pesquero que llega, la gaviota en busca del penúltimo bocado o el cormorán que aprovecha la escasa luz para su última caza. El reloj del muelle de pescadores de la Barceloneta preside impertérrito, ese muelle que algunos ya se están vendiendo hace tiempo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.