La Guerra Santa en casa: Yihad a la catalana.

 Aquí, para asuntos del Islam tenemos una voz ronca, bien impostada, en el lugar de paso de muchas corrientes de aire, algunas veces en el propio despacho de autos. Me lo dijo claro hace años: “Hay un pseudopacto que consiste en: tú haces tus negocios, te aprieto poco, te doy subvenciones con motivo de lo que sea; tú me corresponderás contándome si ves algo que pueda joder mi parque y tu colmado, nos necesitamos.” Eso ocurre desde hace mucho y se mantiene. Casualmente en dos ocasiones han sido desarticulados grupos que pretendían atentar, son grupos que no están en la pomada que se cuece, la del pacto anterior. Ha vuelto a suceder lo mismo: De la noche a la mañana todos escuchamos las felicitaciones a los cuerpos de seguridad, son halagos de ese militarismo tan asqueroso que todavía está en el alma de tanto exizquierdista cuya alma envejeció con el miedo a la muerte, qué tristes los “arrepentidos”.

1526812Nos felicitamos, sí, en Barcelona no hay atentados, pero deseamos que no los haya en ninguna parte, jamás, en ningun lugar. Nos mosquean los rumores que nos hablan de pacto implicito y chivateo continuo o cuando hace falta, porque nos preguntamos: ¿Cual debe ser la compensación?, mi ronco sonríe y me dice: “Parece mentira que tú, precisamente, preguntes eso, tú que has pasado el franquismo”. Y me tiene despistado pero esto no es una broma, ocurre que estamos en guerra, sí, en guerra santa y el bombazo puede caer en cualquier lugar. Y para bombazo el ministro del Interior relacionando independentismo con Yihad, perdone pero todos los políticos chupan votos o compran votos de comunidades islámicas y aquí mi interlocutor me interrumpe: “Fernández Díaz juega con as en la manga, por supuesto, pero si esta Angel Colom por enmedio la chapuza y la corrupción están aseguradas, ya verás ya”. Sin darme tiempo se calza lo que quedaba de la copa de Drambuie y se aleja, me doy cuenta que el bar está en la Plaza de España y marcho con prisas. Releeré a Reverte llamándonos idiotas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.