La derecha de los muertos vivientes

Han bastado tres meses de la pandemia para ver morir ante nuestros sentidos el cúmulo de teorías, “pensamientos” y despropósitos realizado por los gobernantes de uno y otro signo. La derecha sigue arrastrando ataúdes a la plaza mayor de sus medios de comunicación, enfebrecida los destapa y avienta. El hedor de muerte presiente comida para las hienas que perdieron las elecciones. Ahí están, de ahí no van a bajar, no se les ocurre otra cosa que el trasunto de fiambres para desgastar a Sánchez y sus socios. Por ahora parece que las expectativas no se cumplen. Pero ellos mantienen en el congelador mediático los muertos bien vivientes porque en algún momento, tal vez, puedan ser un elemento agravante y deteriorante.

Han sacado a pasear al diablo y no solo Fernández Díaz, un señor que condecoraba maniquíes de las iglesias, sino que también se le ha apuntado el rector de la Universidad Católica de Murcia (qué vergüenza para sus titulados y profesores!) aseverando que el diablo, Bill Gates y la gran conjura mundial atacan al país. No estaba solo ante el diablo. Un pijo madrileño famoso, como Miguel Bosé, que ama tanto a España que debía 1,8 millones a Hacienda, también se ha dejado llevar por explicaciones que no merecen ser aquí reproducidas para no irritar más a nuestros queridísimos lectores. Sí, la derecha movilizada no ha sido capaz de arañar votos en las encuestas, el PP sube a condición de rapiñar votos de Vox, pero el conjunto de votantes de la derecha no ha crecido sensiblemente.

Y eso después de que hace tres meses el PP viera que la pandemia era una oportunidad de oro para hundir a Sánchez y sitúa al partido de Casado en la necesaria encrucijada de ver “que se ha hecho mal”. Le queda a la derecha un verano de fuego, sí, fuego del bueno, del de lista del paro, disparo de la pobreza, empresas cerradas, autónomos en el limbo…. son nuevas recargas para dinamitar en otoño al gobierno. Ponen cirios a la virgen pidiéndole no vuelva el virus pues acabaría siendo una protección para Sánchez y el efecto de nuevos estados de alarma diluiría y empobrecería otra vez su discurso de los muertos vivientes que votan contra Sánchez. Dios proveerá!! hermanos de la derecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.