La obra de Bill Brandt en Barcelona, no se lo pierdan!

Ese hombre que se arrastra exhausto viene de remover entre las montañas de desperdicios de carbón para hacerse con unos fragmentos para vender, un testimonio de la crisis de los años de postguerra en la Inglaterra de entonces. Bill Brandt (Hamburgo, 1904 – Londres, 1983) Fotógrafo alemán. Bill Brandt estudió pintura y fotografía y tuvo al artista checo K. E. Ort entre sus maestros. En 1928 viajó a París, donde empezó a hacer retratos a personajes distinguidos del mundo de la cultura. Allí conoció al poeta estadounidense Ezra Pound, que lo introdujo en el círculo del también fotógrafo y artista Man Ray, con quien trabajó como asistente en 1929. Conoció entonces a Brassaï, y gracias a estos contactos pudo descubrir el mundo del arte, las fotografías de Eugène Atget y las películas surrealistas, movimiento que, según él, era el que mejor nutría la invención fotográfica.

Llegué a la exposición de Brandt atraído por una referencia muy simple en su biografia: asistente de Man Ray y trabajó con Brassaï. estos son mis ídolos de juventud de la primera mitad del siglo XX. Y la obra de Brandt me ha parecido incomensurable, primero por su extensión y luego por su variedad temática y técnica. Como Brassaï trabaja al límite de la luz en la noche o al amanecer, pocas veces se sirve de iluminación y la temática va desde el desnudo al retrato social, el contraste pobreza-riqueza y las luces, luces de faroles: escasas que solo permiten a la película de la época dibujar una sombra suficientemente expresiva como el hombre borracho junto a un farol o el ciclista rompiendo la niebla, la soledad silenciosa de Bloomsbury en la madrugada. La Inglaterra minera, aristócrata y esos retratos cuyo sujeto está siempre en un ángulo del encuadre.

Les recomiendo la visita en Barcelona. Visitando el nuevo centro de la fundación Mapfre en Barcelona uno echa de menos la arquitectura del palacete del Eixample donde tantos años albergó su sede o la excelente sede madrileña en Castellana. El nuevo edificio forma parte de esa especie de arquitectura de fondo de anuncio de coches: cubos y prismas metálicos con vidrios y suelos plásticos tipo madera falsa de “abedul” Ikea. Un oficinismo naïf. Pero Brandt por encima de todo merece transitarlo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.