La Cocina Cristiana de Occidente: Los Stauffen o Hohenstauffen.

La cocina de los Stauffen es la cocina normanda de Sicilia, así, como suena. Los Stauffen bebían vino de Marsala, comían el pescado a la moda longboards de Amalfi de la Brújula y alegraban sus asados con la vinagreta de laurel, esa invención de Palermo que aún hoy usa la gauchada de la pampa argentina para rociar el churrasco. LosStauffen están ahítos de tortuga del Banco de la Aventura, y de las huevas ahumadas de todos los peces del Mediterráneo.

Esos Stauffen eran algo románticos y fabulosamente orgullosos; se subían para contemplar el mundo a la doble efe de su hermoso apellido. Son la leyenda de talento. En “El relicario” de don Baroni se señala que hay en Tarento más de ocho tesoros escondidos por Diterico de Stauffen el Cojo. Se dice de él que tuvo más mujeres que un moro y que aromaba el vino con perlas. Sus banquetes están en las miniaturas del Códex Caraffa. Allí está él, de amarillo, con una enorme baraja devorando un pavo real con toda su cola abierta.

Además los Stauffen son de la edad de la caballería del Imperio toda la cocina de los Stauffen y viene debajo de aquellos versículos del libro de Job que dicen: ¨ En el hambre te redimirá de la muerte y en la guerra de las manos de la espada”. Cuando los Minessinger tienen hambre, sueñan con comer, juntos, una fuente, tórtolas estofadas y roscas de miel de Munich. Esto debían comer los Stauffen cuando se enamoraban. Aun cuando se puede asegurar que ya entonces los caballeros bávaros, rebaños y sajones pasaban hambre, tres o cuatro veces al año comían de una sentada treinta o cuarenta platos y bebían hasta que rodaban todos bajo la mesa.En tiempos de los Stauffen se pillaron las mayores borracheras germánicas. Se decía que un Stauffen, descalzo sobre la nieve no paraba de sudar debido a la pureza y riqueza de su sangre…en realidad rezumaban alcohol.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.