Nota del editor

Este blog no se hace responsable de las opiniones de los autores de los post ni de los comentarios de las personas que los visitan.

Si hay algún contenido o comentario que pueda resultarte ofensivo, envíanos un mail con la justificación y lo evaluaremos.

Poesía

EL PLAT DE SOPA

Per si us vau quedar a mig vers en aquestes festes nadalenques, aquí us el deixo escrit i us desitjo un 2009 feliç. I va dir, diu: –Llegiu-lo al vostre fill que segur que riu.   EL PLAT DE SOPA Per peixar-li a un noi la sopa que la volgués menjar, aquí va un conte de mare tal com xic me’l van contar. I va dir, diu: –Cullerada a dintre el

FideuWire

1000 de miedo

Mil años tardó en morirse, pero por fin la palmó los muertos del cementerio están de fiesta mayor, seguro que está en el cielo a la derecha de Dioooooooos. Adivina, adivinanza, escuchen con atención. A su entierro, de paisano, asistió Napoleón, Torquemada y el caballo del noble Cid Campeador, Marcelino de cabeza, marcándole a Rusia un gol, el coño de la Bernarda y un dentista de León. Celia Gámez, Manolete,

Antonio Gamoneda: «Ardemos en palabras incomprensibles»

Arden las pérdidas. Ya ardían en la cabeza de mi madre. Antes ardió la verdad y ardió también mi pensamiento. Ahora mi pasión es la indiferencia. Escucho en la madera dientes invisibles. Antonio Gamoneda Reciente Premio Cervantes, de ayer, y también el mismo día premio Reina Sofia de Poesía Iberoamericana. Los galardones no le acaban de sentar cómo a muchos. Gamoneda, ovetense que reside desde siempre en León vivió la

José Manuel Caballero Bonald: de vocación infractor.

No es pretensión de este blog hablar de literatura cocinando surimis encontrados por la red. Una frase de crítico aquí, una diatriba allá. . . Pero sí que lo es hacernos eco de una experiencia de lectura de autores que dan descanso y restauran algo difícil de podcastrar, perdón podcastear, la paz de las palabras bien halladas. Sobre José Manuel Caballero Bonald diremos que crea un lenguaje especial. Les recomendamos

Poesía de Otoño : El Canto y la Ceniza

Mónica Zugstova y Olvido García Valdés reunen una antología poética profunda sobre dos autoras rusas como Anna Ajmátova y Marina Tsvetáieva. Ambas pertenecientes a esa floreciente y pisoteada generación rusa nacida a principios del siglo XX. Recomendamos esta obra para aquellos quienes busquen una aproximación al dolor desde la palabra y el sentimiento. Ciertamente, dos trayectorias trágicas en la Rusia pre y post revolucionaria. Generación segada por dos guerras y