Noche en Villapandemia: Currantes momificados.

Me cruzo con el Hotel Mandarín en el Paseo de Gracia barcelonés, mejor dicho, en el tal vez, expaseo de algo. Villpandemia es un esqueleto renqueante de paseantes raudos, de miradas desconfiadas o desconfinadas. Inexpresivos cual hormigas embozadas cada uno hacia su nido. La noche me pilla paseo arriba. Hoy tenía otro objetivo, pero siguiendo el consejo de Brassaï …